Comparaciones ¿Sí o No?

Pienso que las comparaciones muchas veces son ingratas, pero necesarias.


Pues claro no está bueno compararse, con los demás por ejemplo.


Pero, dependiendo cómo lo hagamos, y con qué fin puede ser muy bueno compararnos a nosotros con nosotros mismos un tiempo atrás. Y con nosotros me refiero a nuestras decisiones, relaciones, hábitos, mundo laboral, etc. Todos los planos de nuestra existencia.


Por ejemplo ¿Está bueno comparar a un ex con el actual? ¿Por qué no?


De esa manera puedo darme cuenta si estoy cometiendo los mismos errores, o si hay algún patrón que se repite.


Sin embargo, creo que la comparación tiene que ser hecha con los lentes del aprendizaje, del optimismo, de la inquietud por querer seguir creciendo, pero sobre todo con amor y compasión hacia nosotros.


¿Cómo estabas en mayo 5 años atrás? Creo que hacernos estas preguntas es muy necesario, nos recuerda en dónde estábamos parados, todo lo que recorrimos, todo lo que aprendimos, y aún más importante nos permite AGRADECER lo que tenemos hoy, y lo que logramos, porque siempre, siempre hubo logros.


La comparación hace que tengas la memoria activa. Te ayuda a repensar el futuro y dimensionar el impacto de nuestras acciones. Porque como estamos hoy no es más que un resultado de decisiones y acciones del pasado.


Te invito a ponerte los anteojos del optimismo y animarte a la comparación.




2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

CORAJE