CORAJE

Hace un tiempo atrás estuve acompañando a Martín en su búsqueda de desarrollo profesional.


Durante los últimos meses había estado pensando en desarrollar un producto para vender en la empresa de la madre. Una empresa mediana, en expansión. Él consideraba que el producto se iba a vender con facilidad y que sin dudas sería un buen negocio. La empresa tiene contacto con diferentes países así que podría incluso escalar las ventas en el exterior.


En nuestros primeros encuentros, sin embargo, no hablamos sobre el negocio puntualmente, sino más bien sobre sus fortalezas, sus pasiones, las cosas que realmente disfruta…los ámbitos en los que es bueno.


Cuando le pregunté si realmente consideraba que vender este producto estaba alineado a todo lo que habíamos repasado me dijo que sí…Que le apasionaba la idea de encarar ese proyecto y poner su talento al servicio de eso.


Por mi parte le recordé que en general cuando hacemos las cosas sólo por dinero y sin un propósito, una motivación o entusiasmo superior…no se logran sostener en el largo plazo.


Emprender, desarrollar un producto, o incluso pertenecer a un equipo de trabajo dentro de una organización implica vivir emociones, poner mucha energía y si eso que estás haciendo no resuena con vos se vuelve complejo para tu bienestar. Por el contrario, cuando lo que haces tiene que ver con tu SER, es más fácil, fluye.


Martín desarrolló el producto y al tiempo abandonó todo para dedicarse y profundizar en lo que realmente sí le apasiona.


Trabajó en él, se escuchó y por supuesto se adueñó de su CORAJE. La emoción del “salto” hacia donde las puertas empiezan a abrirse.


Hoy disfruta de su HACER y económicamente superó lo que había estimado ganaría en la empresa de su madre.


Ojalá esta experiencia inspire a quienes hoy necesitan un impulso para dar el paso hacia el cambio que están buscando hace tiempo.


#cambios#propósito#sentido#trabajo#libertad#autoconocimiento




22 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo