Entrevistas, liderazgo y autoconocimiento

Hace unos años, cuando vivía en otra ciudad y trabajaba en una empresa bastante importante, me tocó ser parte de uno de los procesos de reclutamiento más desafiantes de mi carrera profesional.


Fueron semanas intensas, de mucho trabajo, debo haber entrevistado a alrededor de xx cantidad de personas.


Se trataba de la búsqueda del Director Financiero de esta compañía. Pero las expectativas en esta persona eran muchas ya que los dueños de la empresa proyectaban que el candidato pudiera convertirse eventualmente en el Director General de la compañía y reemplazar a uno de los accionistas de la empresa quien dejaría de estar en la gestión.


Durante el proceso de entrevistas me acompañaba el accionista que sería reemplazado. Éramos un equipo, siempre 4 ojos ven más que 2, y cuando compartís criterios y perspectivas trabajar de a dos en estos casos hace las cosas más fáciles. En general coincidimos en casi todo, y nos enriquecíamos con la mirada del otro.


Había algo de Matías, el accionista (no es su nombre real), que siempre admiré y era su determinación y su convencimiento en lo que él consideraba importante.


A la hora de entrevistar, hacía siempre 2 preguntas, sólo 2 y siempre las mismas...


1)¿ Cómo te ves en 5 años?


2) ¿Qué estás haciendo para lograrlo?


Sólo uno de los dos respondió a la segunda pregunta con contundencia…


“ Además de estudiar también trabajó mi desarrollo personal, mi vida interior. Ejército algunas prácticas que me ayudan en esto, como las artes marciales. También estoy haciendo una terapia no convencional con el objetivo de indagar en mi autoconocimiento, y juego al ajedrez. El ajedrez me permite incentivar la concentración entre otras tantas cosas…”.


Matías no dudó…él era su candidato.


Y así fue comenzó a trabajar a los días, y sigue al día de hoy en su rol como accionista.


Creo que tan importante como saber a dónde nos queremos dirigir, es conocer desde dónde estamos partiendo, ya que estos dos puntos son importantes para trazar la ruta que debemos transitar.


Comprender las creencias, valores y paradigmas desde los cuales nos manejamos y tener una clara conciencia acerca de nuestras capacidades de accionar y reaccionar, nuestros modos de actuar e interactuar, nos brinda posibilidades poderosísimas y herramientas para gestionar cualquier situación.


Esto también nos permitirá conocer cómo impactan todas estas emociones en nuestro desempeño.


El autoconocimiento desemboca inevitablemente en un buen autoliderazgo, ya que no podemos liderar aquello que no conocemos.


¿Estás trabajando en tu autoconocimiento?


7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

CORAJE